jueves, 16 de noviembre de 2006

Memorias de un encuentro entre analistas.

La semana pasada fueron las Jornadas 2006 del Ameghino, donde casi un centenar de analistas se dieron cita para intentar responder a una pregunta: "¿Cómo cura el psicoanálisis en el Hospital?".

Cada cual hizo su aporte en el intento por responder semejante interrogante, ante la dificultad, surgieron juegos semánticos y sintácticos con la pregunta, escansiones, comentarios, chistes, etc. Todo menos responderla. No por descuido u omisión, sino -supongo- por dos cuestiones: o no tiene respuesta, o nadie está en condiciones de arrogarse saber semejante, entonces mejor bordearlo...como con muchas otras cosas.

Carpintero aseguró la necesidad de la historia para poder construir un futuro; y Saidón completó instando a la creatividad, concepto que muchos intentaron retomar. Así, bromeando con la omnipotencia de Dios, luego Dios tomó la palabra.

Parece que ya no se trata de desmanicomialización sino más bien de las tensiones entre distintas disciplinas... A propósito de tensiones dicho panel tuvo su contrapartida en la idea de que no habría que responder al incesante pedido de lo nuevo. Barros entiende que responde a la proliferación de objetos del capitalismo, y desestabilización mediante justamente no ocurre más que una escena que engorda la lógica capitalista. Así, fiel a la idea de que quitar el conflicto no suele ser lo más saludable, instaló el debate entre psicoanalistas y psicoanalistas.

Las mesas se sucedieron entre intervalos de escaleras, cafecitos, encuentros entre colegas, chismes del ambiente, etc. Hubo mesas de agitados debates y también de silencios tétricos, de lecturas y de interpretaciones. Algo así son los encuentros de cada año.

1 comentario:

soydondenopienso dijo...

Trataré de ser breve, estudié varios años Psicologia en la UBA, después de analizarme previamente varios años, me encontré con una facultad extremedamente contradictoria, la abandoné e hice 3 años de Seminarios en la Escuela Freudiana de Buenos Aires, en la última reunión después de los 3 años el enseñante dijo más o menos lo siguiente: "Bien estamos aquí reunidos para hacernos la siguiente pregunta: ¿Qué es un psicoanalista?". Sentí cierta desazón... Me hizo recordar la pregunta que intalaba un "psicoanalista" de la facultad, preguntando "¿Qué es un psicólogo, al fin de cuentas?". Como bien expresa tu post "todo menos responderla", y yo digo solo Dios sabe !! :)
Bienvenida a la blogosfera!!! Nos leemos...