sábado, 26 de abril de 2008

Elena sabe

Novela. De Claudia Piñeiro. Editorial Alfaguara. 2007

No soy una gran lectora de novelas, sin embargo no es la primera vez que esta autora me atrapa en sus páginas. Perfectamente hilvanadas con un suspenso que apresura su lectura.

El saber de Elena es un imán que atrae, que por momentos contagia y que estrella al lector con un crudo final que pone en tela de juicio el saber de una madre. De esta madre. De una hija que no pudo ser madre. De otra mujer que no quiso ser madre.

Todo el relato se destaca por su meticulosidad y crudeza. Algunas escenas abusan de ello, obligando a sacrificar ciertas líneas que como una pintura lograda, transmiten una imagen difícil de soportar. Probablemente sería otro escrito si se privara de tales impresiones.
Algunas lecturas sobre Claudia Piñeiro, me han dejado saber que la inspiración de la novela nació en una imagen. Las palabras dispuestas según su lógica singular vuelven a componer aquella imagen cual si fuera un rompecabezas. No hay modo de borrar las suturas de cada pieza y es justamente allí donde el lector encuentra una hiancia para crear su propia imagen.

Cada palabra escrita es un detalle más en la visita que el relato ofrece a la patológica relación que sostienen Elena y Rita, su hija. Una vez allí, no es difícil sentir la rigidez, la falta de aire, la escasa distancia entre ellas.
Un saber que en ocasiones llega a ser tan absoluto que no puede más que rozarse con la muerte. La muerte del deseo. ¿De quién? Basta leer el libro para saberlo.

6 comentarios:

Rita dijo...

Recomendación agendada!
Excelente el Post del dentista!! Me reí mucho!
Natalia, fui alumna tuya en el curso para el examen de residencia, leo con frecuencia tu Blog porque me parece brillante, como dijo alguien por ahí "es un espacio donde se problematizan hasta las cosas más nimias de nuestra vida cotidiana"
Quiero felicitarte por eso y tu capacidad de trasmición como docente.
Residente?...no por ahora, pero como bien supiste trasmitirnos, existen otros espacios aguardando por nosotros, semilla de analistas que recién se inician.
Un cariño grande para vos.

Rita

Natalia Zito dijo...

Rita:

Muchas gracias por tus visitas frecuentes.
Transmitir es un deseo. Encontrar que no se ha quedado solo en eso y ha ha llegado a alguna parte, es una gran satisfacción.

Otro cariño para vos y mucha suerte en este comienzo!

Saludos,

Natalia.

Gaby Pereyra Doval dijo...

HOLA!
PASE A VISITARTE, TE INVITO A QUE HAGAS LO MISMO!
SI TE PARECE TE PROPONGO INTERCAMBIAR LINKS PARA QUE NOS VISITE MAS GENTE Y PARA ESTAR EN CONTACTO, SERIA INTEGRAR EN LINK DE CADA UNO EN FAVORITOS... TE GUSTA LA IDEA?
BESOSSSSS ... GA

http://blogdeespectaculos.blogspot.com/

patricia dijo...

Natalia: he vuelto a leer, lo que para mi es un estupendo prólogo, si es que no estamos tan seguras de "el prólogo es mio".
Un cariño.
Patricia

Natalia Zito dijo...

Bueno, mio es. Lo que no es mio es la novela! Lastima, no?
Quén tuviera esa habilidad....

Tal vez se decide y se compadece de nuestro furor literario, a esta altura, desenfrenado...

Otro cariño!

Natalia

patricia dijo...

Claro, tenés razón el prólogo es tuyo.