viernes, 27 de julio de 2007

Mi Enseñanza · Autor: Jacques Lacan

Editorial Paidos. Año 2006

El lugar, lo que hay y lo que fue

Este libro alberga, representa con su simple existencia, una de las grandes paradojas del psicoanálisis, al menos en mi humilde entender. Será por ello, que compone la colección “Paradojas de Lacan”? No creo.

Lacan fue un gran creador de escenas, interesantes, ricas, sarcásticas, enigmáticas; también de teorías, muy útiles por cierto.
Se ha ocupado en extenso de la cuestión del padre como concepto. De la posición ante él. De su muerte simbólica o no. Con ello (y con algunas cosas más) ha convocado el interés de miles de psicoanalistas en el mundo. Que lo han tomado como padre, como garante, no sé. Si esto fuera así, entonces no podríamos negar la paradoja. Estudiamos y nos analizamos para aceptar que no hay tal Padre y sin embargo colgamos su foto en el consultorio. No es que lo diga yo, es él (señalando su retrato). O bien, le hacemos escribir aquello que no escribió, que dijo y se olvidó.

En “Mi Enseñanza” título irónico por cierto, se lee alguien que habla. Le habla a otros en tres oportunidades recortadas en la publicación que me habita. La primera en un asilo en Lyon, que es seguido por un diálogo con el filósofo Henri Maldiney. Luego vierte sus palabras para internos de psiquiatría, en Burdeos y más tarde en la Facultad de Medicina de Estrasburgo.

Me place transcribir algunos de sus dichos.

“… Si hay gente que se alista en este asunto infernal que consiste en ir a ver un tipo tres veces por semana durante años, es porque, pese a todo, la cosa tiene en sí cierto interés…”

“… En efecto, mi enseñanza es simplemente el lenguaje, absolutamente ninguna otra cosa…”

“… Es muy raro que algo que se hace en la Universidad pueda tener consecuencias, puesto que la Universidad está hecha para que el pensamiento nunca tenga consecuencias…”

“… Ellos se preguntan por qué mis Escritos se han vendido. Yo soy amable, cuando un periodista me pregunta esto, me pongo en su lugar, le digo -Estoy como usted, no sé-..."

“… Al final es preciso que el analista sepa él mismo eliminarse de este diálogo como algo que cae, y que cae para siempre…”

Ahora, luego de transcribir las citas, he pensado que si hay alguien que ha dicho cosas interesantes en diversas oportunidades y no las ha plasmado en escritos, editarlos eventualmente resulte productivo.
Si es así, es probable que el título del libro me haya despertado un pensamiento que me topo cada vez que me encuentro con escritos de aquellos que cuelgan el cuadro de su Padre en el consultorio.

4 comentarios:

viviana dijo...

Como verás, regreso por más.
Es que esta publicación tuya la he leido hace días, como quien mira una vidriera y no compra nada...pero algo de 'la oferta' me quedó.
Por eso vuelvo, para encontrar varias cosas que me llaman gratamente la atención. Son las frases de Lacan, que otros usan como propias muchos, como el cuadro que cuelgan en la pared, detrás del paciente...De las que rescataste, sobre todo la última.
La compro.
Es fundamental desprenderse de los bastones de los que tanto y tan bien abusara Dalí. (Y no sigo para no hacer de esto un mail, dejaría de ser apropiado)

Natalia Zito dijo...

A veces me da mucha gracia el ver que muchos grandes maestros actúan justo en sentido inverso a lo que Lacan trataba de transmitir.
En ese instante, como buena neurótica, dudo de mi percepción y me digo: ¡¿puede ser cierto?!
Y luego pienso, pobre Lacan, tanto años predicando...
No obstante, admiro profundamente a aquellos que van por la vida dejandose caer y dejando caer a otros, eso es lo más complejo.
Saludos,
Natalia

ArGoS dijo...

Hola^^!... k tal, bueno, staba buscando algo acerca de Lacan y me encontre con tu blog, ¡Que bueno que seas psicoanalista!... bueno, la verdad es que tengo un trabajo de la universidad acerca de la intimidad del individuo y cómo cuando el individuo se despoja de esta intimidad llega a ser él mismo... o algo parecido a eso es mi trabajo... y bueno, necesito un poco de ayuda... te agradecería mucho que me ayudes un poco por favor, o bueno, igual, si no puedes ayudarme por favor contáctame a este mail: alvaro_2099@hotmail.com... y por lo menos mandáme un mail para decirme que no. Para sabe que leiste esto. Bueno. gracias por prestarme atención.
Alvaro.

Deyvid dijo...

Si bien no dudo que la hay, no entiendo cual seria la paradoja de esto.

¿Cual seria?