sábado, 6 de septiembre de 2008

Jornadas Anuales Mayéutica Escobar · Edipo de Freud a Lacan ·

En un sábado lluvioso, inusualmente frío para Septiembre, se llevaron a cabo las Jornadas anuales, corolario del Seminario Edipo de Freud a Lacan, que abordando temas diversos, todos los años tiene lugar en el Hospital Erill, de Escobar.

En un clima de permanente y desestructurado jolgorio, donde los narcisismos individuales dejaban paso al orgullo de venir sosteniendo un espacio tan interesante hace nada menos que once años, tuvimos la dicha de escuchar muchas voces. Fue por ello un encuentro de singular riqueza.

Luego de gratos agradecimientos, la primera mesa fue un espacio de historias. Contadas por sus analistas, atravesados por una o más preguntas que emanaban de los propios tropiezos con los que nos deleita la clínica. De un joven obsesivo a otro psicótico al que la mamita le compraba hasta los calzoncillos, pasando por un niño realmente comprometido en su desarrollo madurativo al que era necesario construirle un padre, hasta llegar a una mujer en carrera con los hombres.
Hacia el final de la mesa sucedió algo inesperado aunque no por ello, menos sensacional. La colega, que entusiasmada leía con énfasis su trabajo, dio vuelta la página y se encontró con la tan mentada hoja absolutamente en blanco. Con el grado de casualidad que conocemos los analistas, olvidó imprimir la ultima parte del trabajo. El olvido suscitó la genial aparición de su enunciación. Ante la obligada necesidad de contarnos el final del cuento enriqueció su decir con la luz de sus elucubraciones preparadas pero espontáneas.

Café con medialunas y encendidas charlas de pasillo, mediaron entre una mesa y otra. Quienes siguen las piezas de escritura que componen este espacio, saben que considero este momento como el más fecundo de los encuentros. Este caso no fue la excepción.

La segunda mesa versó más sobre la teoría, aunque también tuvo algo de la historia, muchas veces necesaria para dar cuerpo a los conceptos.
La siesta impuesta a una niña y su recurso a la fantasía para soportar tamaña imposición abrió el marcador. Para no abandonar el tema de los niños, pero desde una mirada más abarcativa, el segundo trabajo abordó las cuestiones capitalistas y las condiciones de la enseñanza de hoy. Luego de ello, siguiendo en la línea de los niños, pero desde otra perspectiva, un debate acerca del valor de un embarazo en una adolescente. Largo pero interesante rato se debatió acerca de su posible conceptualización como acto, acting, actuación o simple acción. Por suerte, sin elementos para concluir, sirvió de motor para rápidas pero precisas colaboraciones sobre la diferenciación entre ellos.

Para finalizar la parte formal del encuentro el presidente de Mayéutica tenía la palabra. Todas ellas versaron sobre una de sus primeras frases: la transferencia implica una lectura. Fue exactamente eso lo que fue tejiendo a medida que nos donaba sus palabras. Una lectura acerca de cada presentación, aprovechando la ocasión también, para aportar sus propias ocurrencias.
No está mal que un encuentro de estas características finalice en torno a la transferencia. Justamente porque es esa la red que sostiene todo el encuentro, y más aún, lo que posibilitó la mejor parte: el almuerzo posterior a la vera del río. En medio de copas y deliciosos platos la conversación se permitió volar a cuestiones tan lejanas al psicoanálisis como cercanas a la vida de cada uno de los que estuvimos allí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Natalia:

Hoy es la primera vez que entro a este blog, ya que hace poco que me enteré de su existencia.

Me atrapó tu escritura! Ya me pondré al día con la lectura, será un texto más de tooodo lo que tengo que leer jajajjaja

Saludos

Una tocaya

Natalia Zito dijo...

Tocaya:

Bienevenida al blog. Nada mejor que quedar atrapado en la lectura. Un orgullo que haya sido por mi escritura.

Podes pasear por aquí cuantas veces quieras.

Saludos,

Natalia.

Viviana dijo...

Qué desagradable resulta que nos roben letra, sobre todo cuando aún no la hemos escrito, ergo: se nos roba el pensamiento.
La diferencia con el comentario precedente es que hace tiempo te leo, "atrapada por tu escritura"
Esa es la idea, "cada vez, mejor que la anterior"
Un cariño grande Natalia.
(no te veo perfil de abandónica, así que correrte del espacio y lazos generados no te iría para nada)

Natalia Zito dijo...

Gracias Viviana!!!!!

Tus palabras siempre son una caricia más que bienvenida. Es cierto, no soy una abandónica, sos buena observadora. Tal vez hasta todo lo contrario. Pasa que me anda atrapando cierta escritura, digamos, más ligada a la tuya: literaria. Es por eso que para no perder el hilo, me ando reservando mis escritos para alguna otra oportunidad.
En fin...

Un abrazo,

Natalia