viernes, 28 de noviembre de 2008

Y...

... esta maldita inspiración que no para de llevarme para otro lado.

Y bueh, está claro que el deseo no es decisión sino aceptación. Se trata de dejarse llevar por aquello que no puede ser otra cosa y dejar de tirar para el lado que no es.
Igual, sigo confiando en que volveré. Millones seguro que no seré, pero al menos unas líneas para el lado del psicoanálisis.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y que tal si nos hablás de eso, de la inspiración, de la necesidad de comunicarse, de por qué algunos necesitamos escribir en un blog, públicamente, y no en un diario personal, secreto.

¿Cómo lo ves desde el lado psiclógico?

¿Qué importancia tiene para una persona publicar?, y recibir comentarios. ¿Y si nadie comenta? ¿Influye en nuestro interés por seguir escribiendo?

Contame que me interesa.

Como evidentemente sos argentina, entenderás el verbo que usaré a continuación.

Este mensaje fue para chucearte y que te despiertes. Ojalá puedas hacerlo y ponerte a escribir. Hasta ahora, la cosa está matando a la palabra.

Un beso.

Natalia Zito dijo...

Estimado Anónimo:

Antes que nada, gracias por leer algunas de mis líneas. Me parece que hay un pequeño desencuentro de comunicación. No es que no esté escribiendo, es que no paro de escribir cosas que no cuadran con el tema del blog. Digo, por eso el post anterior, no es que esté dormida, es que no puedo despegar mis dedos de este maldito teclado, pero no paro de irme para otro lado.

Si de "chucear" se trata, yo te haría una pregunta, porqué dejar un comentario así y no poner siquiera un nombre ficticio?

Bienvenido el intercambio!

Natalia.

Jorge dijo...

Hola Natalia. No me identifiqué porque no tengo cuenta de Google, o sí, no sé. Abrí una para YouTube hace un tiempo.

Pero no importa, me pareció que mi única opción era mostrarme como anónimo, cosa que no me agradó demasiado, e igual toqué el botón.

Leí el post anterior. Entiendo lo que decís, pero mi incitación era para que te hagas un tiempo y se lo des al blog. El cuestionamiento no sólo era para vos, sino para todos los que escribimos en uno.

Me pregunto si realmente nos interesa tanto. Si es así tendríamos que encontrar el tiempo, el tema, la motivación.

Era eso.

Me llamo Jorge.

Aunque no te guste la palabra, "intentaré" hacerlo bien esta vez.

A ver...

Anónimo dijo...

Volveeeeeeeeeeeeeeeee
A pesar de no entender nada pero nada de psicoanalisis... mas de una vez me senti muy identificada con tus escritos.
Desde aca... desde el anonimato... siempre te lei... y debo confesar, que se te extraña.
Que el maldito teclado te deje escribir, aunque sea de vez en cuando, en este blog... que dicho sea de paso, lo haces muy bien... y te admiro.
Te quiero mucho!
Besitos
VANE

Natalia Zito dijo...

Jorge:

Ahora sí, bienvenido al blog. Dejame el tuyo para poder visitar.

Vane:

Muchas gracias por tus palabras...
Bueno ahí voy... volví!

Saludos

Natalia